Nuevas enfermedades respiratorias infecciosas

El 28 de febrero de 2003 apareció una nueva enfermedad similar a una infección pulmonar, sólo que muy grave, tan grave que puede llevar a la muerte. Dicha enfermedad fue bautizada como Síndrome Agudo Respiratorio Severo. Este padecimiento ha causado consternación mundial por la rapidez con la que se extendió y por su gravedad, en 29 países se reportaron 7 628 enfermos de SARS. De los cuales 587 fallecieron.

El porcentaje de mortalidad promedio varia según la edad de las personas afectadas: en las personas menores de 24 años es de 1 por ciento; en los que tienen entre 25 y 44 años es de 6 por ciento; para los que están entre los 45 y los 64 años, de 15 por ciento, y para los mayores de 65 años, de 50 por ciento.mapa-de-asia.jpg

No es de extrañar que a Organización Mundial de la Salud (OMS) haya recomendado, en su momento, posponer cualquier viaje programado a algunas de las regiones más afectadas por la enfermedad: Taipei, Mongolia, Hong Kong, Beijing, Tianjin y las provincias de Guangdong y Shanxi.

Una de las cadenas de contagio del SARS se inició en Singapur, cuando un médico atendió a un enfermo proveniente de Hong Kong.

Poco tiempo después, este médico asistió a un congreso en Nueva York, donde comenzó a presentar los mismos síntomas.

Afortunadamente, se lo comunicó a un colega y pudieron avisar a las autoridades para detener el contagio.

El SARS es grave aunque parezca que en el porcentaje de mortalidad no sea muy elevado. Sólo para comparar, la influenza de 1918, por la que fallecieron millones de personas, tenía una mortalidad del SARS es de 6 por ciento. La situación no puede compararse porque la influenza es más contagiosa y afectó a muchos más individuos, pero el dato nos da una idea de la gravedad de SARS.



casa.gif